FERNANDO PESSOA -HETERÓNIMOS-

por pessoaficionado

[texto manuscrito, tal vez 1935]

Tuve siempre, desde niño, la necesidad de incrementar el mundo con personalidades ficticias, sueños míos rigurosamente construidos, contemplados con claridad fotográfica, comprendidos por dentro de sus almas. No tenía yo más que cinco años, y,niño solitario y no deseando estar sino así, ya me acompañaban algunas figuras de mi sueño –un capitán Thibeaut, un Chevalier de Pas– y otros que ya se me olvidaron, ycuyo olvido, como el imperfecto recuerdo de aquellos, es una de las grandes saudadesde mi vida. Esto parece simplemente aquella imaginación infantil que se entretiene con laatribución de vida a muñecos o muñecas. Era, sin embargo, más: yo no necesitabamuñecos para concebir intensamente esas figuras. Claras y visibles en mi sueñoconstante, realidades exactamente humanas para mí, cualquier muñeco, por irreal, lasdestruiría. Eran gente.Más allá de esto, esta tendencia no pasó con la infancia, se desarrolló en laadolescencia, se arraigó con su crecimiento, se volvió finalmente la forma natural demi espíritu. Hoy ya no tengo personalidad: cuanto en mí haya de humano, yo lo dividí entre los autores diversos de cuya obra he sido el ejecutor. Hoy soy el punto de reuniónde una pequeña humanidad sólo mía.Se trata, con todo, simplemente del temperamento dramático elevado al máximo;escribiendo, en vez de dramas en actos y acción, dramas en almas. Tan simple es, en su sustancia, este fenómeno aparentemente tan confuso. No niego, sin embargo –favorezco, incluso –, la explicación psiquiátrica, pero debecomprenderse que toda actividad superior del espíritu, porque es anormal, esigualmente susceptible de interpretación psiquiátrica. No me cuesta admitir que sealoco, pero exijo que se comprenda que no soy loco diferentemente a Shakespeare,cualquiera que sea el valor relativo de los productos del lado sano de nuestra locura.Médium, así, de mí mismo todavía subsisto. Soy, sin embargo, menos real que los otros,menos cohesionado, menos personal, eminentemente influenciable por todos ellos. Soytambién discípulo de Caeiro, y todavía me acuerdo del día –13 de Marzo de 1914– cuando, habiendo “oído por primera vez” (esto es, habiendo terminado de escribir, deun solo sorbo de espíritu) gran número de los primeros poemas de El Guardador de Rebaños, inmediatamente escribí, al hilo, los seis poemas-intersecciones que componen Lluvia Oblicua (Orpheu 2), manifiesto y lógico resultado de la influencia de Caeiro sobre el temperamento de Fernando Pessoa.
Fernando Pessoa

Biografía
He creído necesario, para llevar a cabo el estudio de los heterónimos, hacer un breveenfoque a la biografía del autor, que si bien no ha sido muy significativa, nos sitúa en susituación personal.Fernando Pessoa nació en Lisboa, el 13 de junio de 1888. Su madre, prematuramente viuda, se casó en segundas nupcias con el comandante João MiguelRosa, que en 1895 fue nombrado cónsul en Durban (África del Sur), donde Pessoaestudió en el convento de West Street y luego en la High School y la CommercialSchool, y pasó el examen de admisión y la Intermediate Examination de Artes en laUniversidad de Ciudad del Cabo. En este tiempo Pessoa tuvo la posibilidad dedesarrollar gran fluidez en el idioma inglés, y tuvo acceso a obras inglesas de granimportancia. Siendo Shakespeare uno de sus escritores predilectos.En 1905 se trasladó a Lisboa para matricularse en el curso superior de Letras.Casi la totalidad de sus publicaciones en vida fueron en idioma inglés, con algunasexcepciones. Traductor, astrólogo, médium, ensayista, vinculado a la vez a lavanguardia literaria y plástica y al ocultismo, Fernando Pessoa debe su extensa y casienteramente póstuma notoriedad mundial a la vasta y variada obra poética que firmada por él mismo o atribuida a alguno de sus heterónimos –señaladamente Alberto Caeiro,Ricardo Reis y Álvaro de Campos-, se difundió sobre todo a partir de su fallecimientoen Lisboa el 30 de noviembre de 1935.

Heterónimos
Un pseudónimo es un nombre ficticio el cual usa un autor para firmar una obraescrita por él mismo. Un autor homónimo es aquel que tiene el mismo nombre que otroautor, pero no es éste. Sin embargo un heterónimo se diferencia claramente de éstos.Pessoa es una persona muy particular, que desde su infancia había experimentado y logrado una multiplicidad del yo. Él mismo, no era tan sólo él, sino que vivía dedistintas maneras de acuerdo a quién era. Podría atribuirse a esto una esquizofrenia o personalidad múltiple. Cada nombre, cada personalidad, era una vida completamente distinta, cada uno con su biografía, sus enfoques temáticos, y sus formas de escritura particulares. Es de esta manera que Pessoa, deja de ser un yo único, para ser una especiede recipiente de diferentes vidas, personas, y personalidades. Y a aquel creador de heterónimos, para diferenciarlo de éstos y reconocerlo como creador se le llama ortónimo.Pessoa tiene curiosidad por sí mismo, su propio nombre no es su interés principal. Su vida ha sido siempre un horror a los pensamientos definidos. Por eso sus escritos permanecieron siempre inacabados. Heterónimos ha creado muchos, unos 77, aunque hay personas que afirman que enrealidad fueron un total de 127. Algunos fueron efímeros, algunos hombres y otras mujeres. Pero los más característicos han sido Alberto Caeiro, Ricardo Reis y Álvaro deCampos.
La génesis de los heterónimos:
“[…] Esbocé unas cosas en verso irregular (no con el estilo de Álvaro de Campos, sino en un estilo de media regularidad), y abandoné el caso. Se me había esbozado, sin embargo, en una penumbra mal urdida, un vago retrato de la persona que estaba haciendo aquello. (Había nacido, sin que yo lo supiese, Ricardo Reis). Año y medio, odos años después, me acordé un día de gastarle una broma a Sá-Carneiro -de inventar un poeta bucólico, de especie complicada, y presentarlo, ya no me acuerdo cómo, en alguna especie de realidad. Tardé unos días en elaborar al poeta pero nada conseguí. Un día en que finalmente había desistido -fue el 8 de marzo de 1914- me acerqué a una cómo alta, y, tomando un papel, empecé a escribir, de pie, como escribo siempre que puedo. Y escribí treinta y tantos poemas de un tirón, en una especie de éxtasis cuya naturaleza no conseguiré definir. Fue el día triunfal de mi vida, y nunca podré tener otro así. Abrí con un título, El Guardador de Rebaños. Y lo que siguió fue la apariciónde alguien en mí, a quien di de inmediato el nombre de Alberto Caeiro. Perdóneme lo absurdo de la frase: había aparecido en mí mi maestro. Fue ésa la sensación inmediata que tuve. Y tanto es así que, escritos que estuvieron esos treinta y tantos poemas,inmediatamente cogí otro papel y escribí, de un tirón también, los seis poemas que constituyen la Lluvia Oblicua, de Fernando Pessoa. Inmediatamente y totalmente. Fue el regreso de Fernando Pessoa Alberto Caeiro a Fernando Pessoa él solo. O, mejor, fue la reacción de Fernando Pessoa contra su inexistencia como Alberto Caeiro. Aparecido Alberto Caeiro, traté enseguida de descubrirle -instintiva e inconscientemente- unos discípulos. Arranqué de su falso paganismo al Ricardo Reislatente, le descubrí el nombre, y lo ajusté a sí mismo, porque en esa ocasión ya lo veía.Y, de repente, y en derivación opuesta a la de Ricardo Reis, me surgió impetuosamenteun nuevo individuo. En chorro, y a máquina de escribir, sin interrupción nicorrecciones, surgió la “Oda triunfal” de Álvaro de Campos -la Oda con ese nombre yel hombre con el nombre que tiene. Creé, entonces, una coterie inexistente. Fijé todo aquello en moldes de realidad. Gradué las influencias, conocí las amistades, oí, dentrode mí, las discusiones y las divergencias de criterios, y en todo ello me parece que fui yo, creador de todo, lo menos que allí hubo. Parece que todo ocurrió independientemente de mí. Y parece que así aún ocurre. Si algún día puedo publicar ladiscusión estética entre Ricardo Reis y Álvaro de Campos, verá cómo son diferentes, ycómo yo no soy nada en el asunto.”
(Carta de Pessoa a Casais Monteiro, Lisboa 1935)

Alberto Caeiro
Caeiro nació en Lisboa, Portugal en abril de 1889. Fue un campesino, considerado el maestro de los heterónimos, incluso por su ortónimo quien también lo considera su maestro. Residió gran parte de su vida en una quinta en Ribatejo, viviendo de una renta modesta, allí conoció a Álvaro de Campos. Su educación se limita a la instrucción primaria lo cual concuerda con su naturalidad y simplicidad. Era rubio de ojos azules,estatura media, un poco más bajo que Ricardo Reis, y aunque no lo aparentara era realmente frágil. Su descripción es muy diferente a la de otros heterónimos. Falleció detuberculosis en 1915.Es conocido también como poeta-filósofo, aunque rechazaba ese título y pregonabauna “no-filosofía”. Creía y afirmaba que los seres simplemente son y nada más, irritado por la metafísica y los simbolismos de la vida. Un hombre considerablemente humilde y seguro de sus ideas.De los principales heterónimos de Pessoa, Caeiro fue el único que no escribió en prosa, alegando que sólo la poesía sería capaz de dar cuenta de la realidad. Poseía unlenguaje estético directo, concreto y simple, pero bastante complejo desde el punto devista reflexivo, y clara espontaneidad expresiva. Y también, de estos, Caeiro fue el único al que Pessoa no le dedico una biografía muy extensa, pues, como dice Ricardo Reis: “
La vida de Caeiro no puede narrarse pues no hay en ella más que contar. Sus poemas son lo que hubo en su vida. En todo lo demás no hubo incidentes, ni hay historia
(en Páginas Intimas e Auto Interpretaçao, p. 330)”.Se presenta en Fernando Pessoa el 8 de marzo de 1914, de manera aparentemente no planeada, cuando el poeta se debatía en la necesidad de ultrapasar el paulismo, el subjetivismo y el misticismo. Es en ese momento conflictivo que aparece, de repente,una voz que se ríe de esos misticismos, que rabia contra el ocultismo, niega lo trascendental defendiendo la sinceridad de la producción poética. Es un ser manifiestamente apologista de la simplicidad, serenidad y nitidez de las cosas, dotadode una naturaleza positivo-materialista y que rechaza doctrinas y filosofías. Un 8 de marzo escribe de corrido más de 30 poemas conocidos como “Guardador de Rebanhos”.
Gran parte de la producción poética de Pessoa parece haber sido escrita de esta forma, impetuosamente en momentos de inspiración, y todas ellas bajo el nombre de Alberto Caeiro.
Según Fernando Pessoa, la obra de Caeiro representa una reconstrucción integral del paganismo en su esencia absoluta, que ni griegos ni romanos pudieron hacer justamente porque, al vivir inmersos en esa creencia, les faltó distancia para pensarlo.Se presenta como poeta de las sensaciones; su poesía sensacionista se asienta en la sustitución del pensamiento por la sensación. Es el poeta de la naturaleza y la actitudantimística.Es el poeta del objetivismo absoluto. Ricardo Reis afirma que Caeiro, en suobjetivismo total, o antes, en su tendencia constante hacia un objetivismo total, esfrecuentemente más griego que los propios griegos. Es también el poeta que repudia lasfilosofías y niega el misterio en lo que refiere a la búsqueda del sentido íntimo de lascosas.

Ricardo Reis
Reis tiene diferentes fechas de nacimiento. Su nacimiento biográfico, su nacimientoen el autor y su nacimiento como pensador y escritor.En un principio Pessoa afirma que el nacimiento de Reis fue un 29 de enero de 1914 a las once de la noche, pero cambia esa afirmación alegando que en su espíritu realmente nació en 1912, mientras que inició su vida de autor en 1914, a raíz de una serie de pensamientos generados en una discusión que había oído el 28 de enero.Sin embargo, al hablar de la fecha biográfica de nacimiento, sitúa al del Dr. Ricardo Reis en el 19 de setiembre de 1887.Médico de profesión, monárquico —circunstancia que lo llevó a vivir emigrado algunos años en Brasil—, educado en un colegio de jesuitas, recibió una formación clásica y latinista y fue imbuido de principios conservadores. Domina la forma de los poetas latinos y proclama la disciplina en la construcción poética. Ricardo Reis es marcado por una profunda simplicidad de la concepción de la vida, por una inmensa serenidad en la aceptación de la relatividad de todas las cosas. Es moreno, de estaturamedia, un poco más alto que Caeiro, camina algo curvado, es magro y tiene aparienciade judío portugués. Es adepto del sensacionismo que hereda del maestro Caeiro, pero al aproximarlo al neoclasicismo lo manifiesta en un plano distinto. Fernando Pessoa lo refiere en “Páginas Intimas e Auto Interpretaçao”,(p. 350):
“Caeiro tiene unadisciplina: las cosas tienen que ser sentidas tal como son. Ricardo Reis tiene otra disciplina diferente: las cosas deben ser sentidas, no sólo como son, también de modoque se integren en un cierto ideal de medida y reglas clásicas.”
Su forma de expresión la busca en los poetas latinos y afirma que debe de haber, en el más pequeño poema de un poeta, cualquier cosa donde se note que existió Homero.


Álvaro de Campos

Ingeniero, nacido en Tavira en 1890. Estudió en Escocia y se formó en Glasgow en ingeniería naval. Fue a Oriente y navegando por el Canal de Suez, escribió el poema Opiário dedicado a Mario de Sá-Carneiro. Su desilusión lo llevó a regresar a Portugal,donde conoció al maestro Caeiro.Conoció a éste en una visita a Ribatejo y se convirtió en su discípulo.
“Lo que el maestro Caeiro me enseñó fue a tener claridad, equilibrio, organismo en el delirio y en el desvairamiento, y también me enseñó a procurar no tener filosofía ninguna, pero con alma” (Páginas Intimas e Auto Interpretaçao, p.405) De a poco se aleja del objetivismo de su maestro al aproximarse a movimientos modernistas, tales como el sensacionismo y el futurismo. Percibe las sensaciones distanciándose del objeto y centrándose en el sujeto. Un subjetivismo que acabará por encaminarse en la conciencia del absurdo, la experiencia del tedio, la desilusión, y la fatiga.Álvaro de Campos experimentará la civilización y admirará la energía y la fuerza,transportándolas al dominio de su creación poética. Es el poeta modernista que escribelas sensaciones de la energía y del movimiento, así como las sensaciones de sentir todode todas las maneras. Es quien más expresa los postulados del ensacionismo, elevando hasta el exceso el ansia de sentir, de percibir toda la complejidad de las sensaciones. Su primera composición data de 1914 y aún el 12 de octubre de 1935 firmaba poesías, esdecir, poco antes de la muerte de Fernando Pessoa, el cual dejará de escribir textos antesque Álvaro de Campos.


Semiheterónimos

Además de los heterónimos Alvaro de Campos, Alberto Caeiro y Ricardo Reis,Pessoa escribió una serie de textos atribuidos a unos semi-heterónimos, personajes nototalmente independientes de la figura del poeta. Entre ellos se encuentran:

Pedro Botelho:

escribió una serie de cuentos como “El Prior de Burcos”,“Cuaresma”, “La Muerte del Dr. Cerdeira”, “La experiencia del Dr. Lacroix”, “ElEremita de la Sierra negra”, “El vencedor del tiempo”, de los cuales sólo se conservan algunos fragmentos.

Antonio Mora:

Filósofo, escribió varios textos sobre el paganismo, y sobre los heterónimos como el libro “Alberto Caeiro y la renovación del paganismo”, en el que cuenta la relación maestro-discípulo que había entre los heterónimos y reflexiona sobre sus posturas paganas.

Fausto:

A este semi-heterónimo se le atribuye un poema dramático incompleto en que se hace una reflexión sobre el conocimiento, el mundo, el placer y el amor, la muerte …

Alexander Search:
Es una de las primeras personalidades que aparecen en Pessoa,autor de sus primeras composiciones. Escribe en inglés.

Bernardo Soares:
Contable al que se le atribuye el “Libro del Desasosiego”, publicado en 1982. También escribió algunos poemas.

Frederico Reis:
Es el hermano del heterónimo Ricardo Reis.

Barón de Teive:

Sólo se conocen notas sueltas para un libro que no llegó a terminar como “La educación del estoico”. Al igual que Soares, Pessoa afirma que nació a partir de rasgos particulares de su personalidad.

Vicente Guedes:

Hay teorías que afirman que fue el primer autor del “Libro del Desasosiego” aunque algunos de los textos incluidos en este libro fueron publicados con anterioridad adjudicándose su autoría el propio Pessoa.Por último, en otras ocasiones Pessoa escribía bajo su propia personalidad pero tras un seudónimo, algunos de ellos fueron:
Raphael Baldaya
A.A.CrossThomas Crosse
Pantaleao
Chevalier de Pas
Charles Robert Anon
Maria Jose
Adolf Moscow
Jean Seul de Méleure

Libro del desasosiego
Este libro es conocido como el verdadero rostro de Fernando Pessoa. Separando susmultiplicidades del yo, de el verdadero origen de todos los heterónimos que lo componen. Aunque se lo atribuyen a su heterónimo Bernardo Soares.Hay en esta recopilación de ensayos, aforismos, y otros escritos, muchas referenciasa la existencia de los heterónimos en Pessoa. A modo de ejemplo, he decidido transcribir algunos particulares.

30
Me he creado eco y abismo, pensando. Me he multiplicado profundizándome. El más pequeño episodio –una alteración que sale de la luz, la caída enrollada de una hoja seca, el pétalo que se despega amarillecido, la voz del otro lado del muro o los pasos de quien la dice junto a los de quien la debe escuchar, el portón entreabierto de la quinta vieja, el patio que se abre con un arco de las casas aglomeradas a la luz de la luna-, todas estas cosas, que no me pertenecen, me prenden la meditación sensible con lazos de resonancia y de añoranza. En cada una de esas sensaciones soy otro, me renuevo dolorosamente en cada impresión definida. Vivo de impresiones que no me pertenecen, perdulario de renuncias, otro en el modo como soy yo.

31
He creado en mí varias personalidades. Creo personalidades constantemente. Cada sueño mío es inmediatamente, en el momento de aparecer soñado, encarnado en otra persona, que pasa a soñarlo, y yo no. Para crear me he destruido; tanto me he exteriorizado dentro de mí, que dentro de mí no existo sino exteriormente. Soy la escena viva por la que pasan varios actores representando varias piezas.

32
Encontrar la personalidad en la pérdida de ella –la misma fe abona este sentido dedestino.