Natalia Ginzburg – Las pequeñas virtudes

por pessoaficionado

“Por ello este libro quizá no tiene muchauniformidad de estilo, de lo que me excuso.Dedico este libro a un amigo mío, cuyo nombre callo. No estápresente en ninguno de estos escritos, y, sin embargo, en la mayoríade ellos ha sido mi secreto interlocutor. Muchos de estos ensayos nolos habría escrito si no hubiera hablado con él algunas veces. Ha dadolegitimidad y libertad de expresión a ciertas cosas que yo habíapensado.Le expreso aquí mi afecto y el testimonio de mi gran amistad, queha pasado, como toda verdadera amistad, a través del fuego de lasmás violentas discordias.Natalia Ginzburg”
Roma octubre, 1962

Biografía de Natalia Ginzburg

Nace el 14 de julio de 1916 en Palermo, hija de Giuseppe Levi y Lidia Tanzi. En aquella época, el padre, natural de Trieste, enseña anatomía comparada en la Universidad de Palermo; posteriormente, se convierte en un biólogo e histólogo de gran fama. La madre, lombarda, era hija de Carlo Tanzi, abogado socialista, amigo de Turati. En la familia también hay otros personajes importantes: Eugenio Tanzi, psiquiatra, tío de la madre, el musicólogo Silvio Tanzi, muerto joven, hermano de la madre, y Cesare Levi, hermano del padre, crítico teatral y estudioso.
En 1919 la familia Levi se traslada a Turín. Natalia no va a la escuela sino que estudia en casa.
En 1927 se inscribe en la Escuela Media Superior Vittorio Alfieri. En 1935 termina los estudios superiores, especialización clásica, y se matricula en la facultad de letras. Asiste a las clases de Augusto Rostagni y Ferdinando Neri. No se llega a licenciar nunca.
Escribe y publica las primeras narraciones en “Solaria”, “Il Lavoro” y “Letteratura” (1934-1937).
En 1938 se casa con Leone Ginzburg. En 1940 el marido es confinado a Pizzoli, un pueblo a quince kilómetros de Aquila, en los Abruzos, y Natalia lo acompaña junto a sus hijos, Carlo y Andrea. En Aquila nace su hija Alessandra.
En 1942 publica su primera novela, “La strada che va in città” (en español, “El camino que va a la ciudad”), en la editorial Einaudi, con el seudónimo de Alessandra Tornimparte.
El 26 de julio de 1943 termina el confinamiento de Leone Ginzburg y éste puede volver a Turín; de allí, se traslada a Roma, donde en septiembre empieza la lucha clandestina. El primero de noviembre, Natalia y sus tres hijos se reúnen con el marido en Roma y viven provisionalmente en una casa de la calle XXI Aprile. El 20 de noviembre, la policía italiana arresta a Leone en una tipografía clandestina de la calle Basento. Lo recluyen en el brazo alemán de la prisión Regina Coeli.
El 5 de febrero de 1944, Leone Ginzburg muere en la cárcel. Desde el día de su detención hasta el día de su muerte, Natalia no ve nunca al marido.
Tras alojarse por algún tiempo en un convento de las ursulinas en el barrio romano de Nomentano, se traslada a vivir con sus hijos en la casa de una tía materna en Florencia. Una vez liberada esta ciudad, en octubre vuelve a Roma. Se aloja en una pensión valdense en S. María Mayor y, luego, en casa de una amiga, en el barrio de Prati. La editorial Einaudi la contrata como redactora.
En 1945 regresa a Turín y se instala en la vieja casa de sus padres, en la calle Pallamaglio (actualmente calle Morgari). Continúa trabajando para la editorial Einaudi.
En 1947 publica la novela “E’ stato così”.
En 1950 se casa con Gabriele Baldini, profesor de literatura inglesa en Trieste; Natalia continúa viviendo en Turín.
En 1952 se traslada a Roma con el marido. Aquí, publica la novela “Nuestros ayeres”.
En 1960 marcha a Londres, con el marido Baldini, que ha sido nombrado director del Instituto Italiano de Cultura.
En 1961 publica “Le piccole virtù”. En 1962 edita la narración “Las palabras de la noche”. Regresa a Roma, con el marido, y ambos se instalan en una casa en la plaza Campo Marzio.
En 1963 sale la novela autobiográfica “Léxico familiar”.
En 1965 escribe la comedia “Ti ho sposato per allegria” para la actriz Adriana Asti, que se representa con gran éxito. En 1968 escribe otras comedias: “L’inserzione” y “La segretaria”.
En 1969 muere su marido Gabriele Baldini en Roma.
En 1970 Ginzburg publica la selección de ensayos “Mai devi domandarmi”.
En 1973 publica la recopilación de comedias “Paese di mare” y la novela, mitad narrativa y mitad epistolar, “Querido Miguel”, adaptada al cine por el director Mario Monicelli (1976).
En 1974 publica la antología de ensayos y artículos “Vita immaginaria”.
En 1977 escribe dos narraciones largas, “Famiglia” y “Borghesia”, reunidas bajo el título “Famiglia”.
En 1983 edita la investigación histórico – epistolar “La Famiglia Manzoni”. Sale elegida como diputada al Parlamento por el grupo de los Independientes de izquierda.
En 1984 publica la novela epistolar “La città e la casa” y, en 1990, el ensayo “Serena Cruz o la vera giustizia”.
En 1991 muere en su casa de Roma durante la noche entre el 6 y el 7 de octubre.
En 1999, la editorial Einaudi publica su novela póstuma “E’ difficile parlare di sé”: texto integral de un ciclo de conversaciones radiofónicas en las cuales Ginzburg explica su vida y obra literaria.

“Nuestra ciudad se parece —nos damos cuenta ahora— al amigoque perdimos y que la quería tanto; es, como él era, laboriosa,ceñuda en su actividad febril, y terca; y, al mismo tiempo, esperezosa, siempre dispuesta al ocio y al sueño. En la ciudad que se leparece sentimos revivir a nuestro amigo vayamos donde vayamos; acada esquina, a cada vuelta, nos parece que de pronto puedeaparecer su alta figura con abrigo oscuro, la cara hundida entre lassolapas, y el sombrero calado sobre los ojos. El amigo medía la ciudadcon su largo paso, terco y solitario; se recogía en los cafés másapartados y llenos de humo, se quitaba ágilmente el abrigo y elsombrero, dejándose, sin embargo, en torno al cuello su horriblebufanda clara; se enredaba en sus dedos los largos mechones de suscabellos castaños, y luego se despeinaba de improviso conmovimiento brusco. Llenaba hojas y hojas con su caligrafía ancha yrápida, tachando furiosamente; y celebraba, en sus versos, la ciudad:
Questo è il giorno che salogno le neblie
dal fiumeNella bella città,
in mezzo a prati e colline,
E la sfumano come un ricordo …”